Un Hino de Teojama Comercial te dura más de 1 millón de kilómetros

Servicio Express-2

Toda persona que haya tenido un Hino sabe que la marca es sinónimo de calidad. La compañía japonesa se ha caracterizado por utilizar la mejor tecnología del mundo para fabricar sus camiones y sus repuestos y, desde siempre, la tecnología japonesa ha sido sinónimo de calidad y durabilidad.

Además, los camiones Hino de Teojama Comercial tienen la tecnología más avanzada del país ya que es la única marca de camiones en el Ecuador que cumple con la norma Euro3. Esta norma de la Unión Europea regula la emisión de gases al igual que la eficiencia del motor y asegura a quienes compren un camión Hino que fue construido cumpliendo las más estrictas normas internacionales de seguridad y calidad.

Pero inclusive camiones tan buenos como los nuestros necesitan un mantenimiento constante para asegurar su durabilidad. El desgaste propio del uso y el trabajo duro que aguantan nuestros camiones hace necesario que tengan un mantenimiento profesional cada cierto tiempo. No importa si tu camión ha recorrido mil o 1 millón de kilómetros, el mantenimiento que le des será la clave para que siga trabajando por muchos años más.

Todos los camiones Hino de Teojama Comercial tienen una garantía de 100 mil kilómetros en problemas de fábrica. Si es que el mantenimiento periódico es realizado en uno de nuestros talleres, usando repuestos originales, recibirás un trabajo de calidad, a buenos precios y totalmente garantizado.

Por suerte, la marca Hino en Ecuador está respaldada por la extensa red de repuestos y servicios de Teojama Comercial. Para el mantenimiento de tu vehículo, ya sea nuevo o usado, tenemos 7 talleres ubicados en las mayores ciudades del país. Nuestros talleres ofrecen mano de obra calificada y te aseguramos que tu vehículo será tratado con profesionalismo, rapidez y con la calidad que nos caracteriza.

Así que ya lo sabes: ven a nuestros talleres y haz el mantenimiento de tu Hino bajo la garantía de Teojama Comercial para que tu Hino te acompañe y sobrepase el millón de kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *